SPANISH HORATIO

¿Quién no recuerda aquella famosa serie criminóloga donde cada día resolvían casos pintorescos en Las Vegas, Miami o New York? Pues, visto lo visto, esa serie marcó a una generación, porque cada vez son más los estudiantes que eligen el grado en Criminología como vía profesional, consecuencia de que cada vez más universidades españolas van ampliando su oferta académica para incluir en sus planes de estudio este grado sin igual. ¿Pero es lo que se imaginaban? Hablamos de una de esas carreras tan peculiares como complejas.

¿Es una ciencia? Sí. ¿Tiene algo de letras? También. Si con letras nos referimos a empollar y empollar mucha materia judicial y textos constitutivos que permita a los estudiantes conocer todas las leyes en las que se tiene que manejar la Criminología como rama. Es, por tanto, un híbrido, y como tal, ofrece competencias muy diversas a alumnos que posiblemente acaben en laboratorios de la policía o ayudando e investigaciones extra-oficiales.

Hoy, vamos a hablar con un alumno que cursa esta carrera en la universidad Pablo de Olavide, Javier Pérez-Cerezal, que está probando la experiencia de una carrera de la que se sabe poco pero que ofrece buenas salidas si uno ofrece un gran sacrificio y entrega. Más de lo mismo, pero no pretendan encontrar algo fácil y bien remunerado hoy en día. Javier nos contará de primera mano algunas cosas que no sabemos sobre la Criminología, desmentirá mitos, y abrirá un nuevo espacio en nuestras mentes para creer en una nueva salida profesional que cada vez más personas tienen en cuenta.

Entrevista a Javier

El que viene buscando el CSI, no aguantaría ni dos meses cursando este grado.” –  Javier Pérez-Cerezal.

Cuéntanos Javier, ¿qué es para ti esto de la Criminología?

La Criminología es además del grado que curso una forma de ver y entender a la sociedad y al delito.

¿Qué te hizo decidirte por Criminología?

Pues, como todos sabemos, es difícil decidirse entre la gran variedad de grados con los que cuenta la universidad, pero la criminología me llamó la atención por ser una materia multidisciplinar, ya que el delito (que es lo que tratamos) hay que mirarlo desde muchos puntos de vista y, para ello, hay que tener conocimiento en muchas materias, como pueden ser la Sociología, la Estadística o las Ciencias Forenses.

¿Qué tipo de preparación debe tener un estudiante de este grado?

Pues sobre todo, ganas de aprender, ya que durante este grado, el que quiere llega a aprender muchísimo sobre gran cantidad de cosas que ayudan a entender la realidad social como una estructura imperfecta, y en esas imperfecciones que generan conflictos y delitos es donde el criminólogo ha de indagar. Además de ganas, vocación, ya que hay ciertas asignaturas en las que es lo que realmente hace, pues por ejemplo, en una clase de Medicina Legal o Forense, o tienes vocación, o no creo que quieras estar allí…

¿Ha cambiado tu mentalidad en algún aspecto haber estudiado y descubierto nuevas cosas en Criminología?

Claro, la Criminología nos proporciona otro punto de vista de la sociedad, nos enseña que el delito y el crimen no es como lo tiene la gente conceptuado por Hollywood, sino que el delito está presente en todos lados, constantemente observamos delitos como robos, estafas, malversación, blanqueo de capitales. Lo que genera en el estudiante la Criminología es una amplia desconfianza hacia la sociedad y a aprender a verla con otros ojos.

¿Qué salidas tiene esta carrera? ¿A qué te gustaría dedicarte cuando termines los estudios?

Actualmente en España no está instaurado el modelo de criminólogo europeo, pues al ser un grado relativamente nuevo, no hay puestos de trabajo específicos, sobre todo las salidas profesionales que tiene son para servir a los cuerpos de seguridad del Estado. Dentro de la Policía Nacional y la Guardia Civil se encuentran secciones en las que el trabajo del criminólogo es imprescindible, como la sección de homicidios, entre muchas otras. Otra de las salidas que tiene es la seguridad privada en todo lo que abarca; jefe de seguridad, detective privado, etc.

Pues realmente no lo tengo muy claro, pero me decanto por la Guardia Civil y su Servicio Marítimo, el cual proporciona seguridad a las costas españolas. Como todos sabemos, el Estrecho de Gibraltar es conocido por el narcotráfico y allí donde esté el delito, debe estar el criminólogo para sancionarlo, reprimirlo y prevenirlo.

¿Cuáles son las ramas de la Criminología que consideras más importantes en la sociedad actual? ¿Por qué?

Pues, sobre todo, los delitos de cuello blanco, es decir los relacionados con las altas esferas de la sociedad, con las clases pudientes, pues esos delitos son muy graves y están muy poco perseguidos por el amiguismo que envuelve a esa clase, donde encontramos banqueros, políticos y personalidades influyentes de la sociedad.

Otra muy importante es Internet, pues al ser relativamente nuevo, la gente intenta lucrarse con el delito y la estafa, y el desconocimiento de los usuarios consigue que el delito se lleve a cabo por eso es necesaria la función de información al usuario para que estos delitos no se lleven a cabo.

¿Crees que existe una necesidad social de criminólogos?

Claro que sí, sin dudarlo. El crimen y el delito van de la mano de la palabra sociedad, porque allí donde hay personas, hay conflicto de intereses y, por tanto delito. La persona ajena a la Criminología piensa que esto es el CSI o algo parecido, cuando no es así, el criminólogo tiene que prevenir, que hablar con las personas afectadas: familiares, víctimas… debe investigar, interrogar y resolver el delito. Pero aquí no acaba su trabajo, debe demostrar ante un juez todo lo que ha investigado, y cualquier fallo aquí acabaría con meses de investigación. Cuando esto se lleve a cabo deberá ejercer las actividades correspondientes para la prevención del delito.

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de estudiar Criminología?

La amplia variedad de materias que abarca.

¿Qué explicación le das a que se haya multiplicado el número de alumnos matriculados en Criminología en los últimos años?

Principalmente que haya surgido en nuestras universidades y las ganas de conocer lo que rodea al delito.

¿Tiene algo que ver en todo esto el ‘boom’ de series como CSI?

En  cierto modo, pero la mayoría sabíamos a lo que veníamos, que no es precisamente ni CSI ni nada parecido. El que viene buscando el CSI, no aguantaría ni dos meses cursando este grado. Además el desconocimiento de este grado hace que mucha gente acabe por no terminarlo, pues no es lo que esperaban, porque no sabían lo que realmente es la Criminología.

Por último, ¿crees que la violencia doméstica es el gran enemigo a batir en España, o el problema está en las calles?

En España tenemos gran cantidad de problemas, pero es cierto que uno de los más importantes es la violencia de género, por suerte, la sociedad va evolucionando y se van inculcando los valores de igualdad de géneros, además de las diversas campañas publicitarias que causan conciencia en la sociedad, pero queda un gran camino por recorrer. El problema también se encuentra en las calles y a su vez ha de investigarse fuertemente. Por suerte, contamos con gran cantidad de especialistas en ambas materias que luchan día a día por su prevención, así que podemos estar tranquilos porque, además, los estudiantes de Criminología nos encontramos con más ganas que nunca de salir ahí fuera preparados para nuestra función.

Fuentes:

– Texto de elaboración propia. Incluida la entrevista, realizada de manera personal.

– Vídeo alojado en la cuenta de YouTube de la Universidad Europea de Madrid.

– Foto realizada por mí, situada en mi cuenta de Flickr.

Julio Chávez, 2013.